Se triplicó la retención de motos en la ciudad de Santa Fe


Ese número saltó de 15 rodados «flojos de papeles» a 45 en 90 días. Y durante el último fin de semana se retuvieron más de 160 motos en la ciudad. La infracción más recurrente es la falta de la chapa patente. Siguen preocupando las «picadas» nocturnas en la zona de Costenera Oeste.

En las últimas semanas, el municipio de Santa Fe empezó a intensificar los operativos de motos en distintos sectores de la ciudad, con una notable cantidad de rodados retenidos. Guillermo Álvarez, subsecretario de Control y Convivencia de la Municipalidad, dio cuenta a El Litoral de cómo se vienen desarrollando los controles y cuáles son las situaciones irregulares que más observan.

«En el último fin de semana retuvimos 169 motos. De este total, 93 no tenían patente; 8 la tenían adulterada, es decir, tapada con algún cartel o cinta; y 2 tenían la patente ilegible», destacó Álvarez en referencia a los números que arrojaron los operativos de control de tránsito que se han incrementado en el último tiempo.

«El objetivo de acá al 2023 es el de reducir considerablemente, e incluso si se puede erradicar, la circulación de motos sin patente en la ciudad», indicó el subsecretario de Control y Convivencia del municipio. Foto: Guillermo Di Salvatore

En este sentido, el funcionario agregó que «las estadísticas nos dan que el 50% de las motos que retenemos la gente las va a buscar al corralón; y ese 50% que las van a retirar, coinciden con las motos que tienen patentes».  

Una de las quejas habituales y reclamos de los santafesinos es la cantidad de motocicletas que circulan por la ciudad de forma descontrolada y sin elementos de seguridad primarios como el casco o las luces del vehículo. Además de que este rodado es el más utilizado para cometer delitos en la vía pública: «Hacemos mucho hincapié en las motos que no tienen chapa patente o que las tienen adulterada. Para nosotros hoy este es el objetivo primordial, porque desde el municipio una de las herramientas que tenemos para colaborar con el Ministerio de Seguridad en este momento complejo, es el de combatir la circulación de motos sin patentes en la ciudad», sostuvo el subsecretario de Control. 

En cada control móvil o fijo los inspectores, además de corroborar que la chapa patente esté bien colocada, solicitan el carnet de conducir habilitante para el rodado; la documentación que demuestre la propiedad del motovehículo (cédula ex verde o azul); el seguro; y el casco. 

Triplicación de retenciones
 

-¿Hacía falta este tipo de control en las calles de la ciudad?

-Cuando nos tocó asumir con Fernando Peverengo (secretario de Control y Convivencia) en agosto, una de las premisas del intendente es que quería mayor control y mejores resultados, en general, no solamente de tránsito. En pos de esto empezamos a utilizar distintas herramientas que tenemos a disposición con las normativas vigentes y el recurso humano, material e infraestructura que tenemos en la Secretaría de Control.  

En lo personal, por las redes sociales me llegan muchos comentarios positivos del trabajo que estamos haciendo. Obviamente estamos en un área que no es simpática (como lo es el Control), pero tenemos que hacer cumplir las ordenanzas y normativas vigentes que hay en el ejido municipal. Esa tarea hoy nos toca a nosotros y tenemos el compromiso de hacer esa tarea de la mejor manera posible. 

-¿Entienden que la moto es el vehículo más utilizado para delinquir?

-Si bien no hay una relación directa de que cualquier persona sin patente va a delinquir, sí entendemos que la mayoría de los delincuentes, o muchos, usan este vehículo para trasladarse y seguir haciendo su actividad delictiva.

Nosotros cuando paramos una moto sin patente no sabemos si es una persona que delinque o es trabajadora; o si esa moto está «manchada con sangre», porque tal vez la persona que la usa no la tiene para robar pero sí la adquirió de forma irregular.  

-En los últimos tres meses logramos triplicar las retenciones de motos. Pasamos de un promedio de 15 diarias a un promedio de 45, y hay varios días que superamos las 50 retenciones. 

El objetivo de acá al 2023 es el de reducir considerablemente, e incluso si se puede erradicar, la circulación de motos sin patente en la ciudad. Vamos a tratar de recuperar un poco el orden en la ciudad, no solamente en el tema de las motos, sino también en el respeto, la buena convivencia, me parece que tenemos que volver a esas bases. 

«Si bien no hay una relación directa de que cualquier persona sin patente va a delinquir, sí entendemos que la mayoría de los delincuentes, o muchos, usan este vehículo para trasladarse y seguir haciendo su actividad delictiva», dice Álvarez.

LAS PICADAS NO TIENEN FRENO 
Más allá de que los controles se hicieron evidentes y de a poco empieza a ponerse en orden la situación vial, hay vecinos que siguen enviando a este medio sus quejas por las recurrentes picadas que se desarrollan en zona de Costenera Oeste y en distintos sectores de barrio Guadalupe. Además de otros sitios puntuales como en José María Zuviría y General Paz; en calle Laprida entre Calcena y Martín Zapata.

El subsecretario de Control indicó: «Nos han contactado vecinos de la zona de la Costanera que se quejan de las picadas y es un tema que venimos tratando y trabajando, para solucionarlo y brindarle tranquilidad a los vecinos», y agregó que «no es una situación sencilla. También apelamos a la buena conducta de quienes desarrollan esta actividad, que es molesto para los vecinos y es un peligro para la seguridad vial».

Noticia de: El Litoral (www.ellitoral.com)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *