18 junio, 2021

Murió una mujer que fue baleada el lunes en Villa del Parque

En el hospital Cullen

En las primeras horas del miércoles se produjo el deceso de Gabriela Vera (35), una de las víctimas que dejó la feroz balacera acontecido el mediodía del lunes en Villa del Parque. 

 

Desde entonces la mujer permanecía internada en el hospital José M. Cullen donde había arribado con un impacto de arma de fuego en el glúteo. No obstante su caso guarda detalles polémicos. Es que ese mismo lunes la afectada decidió retirarse del nosocomio por su propia cuenta. 

 

Sin embargo con el correr de las horas su estado de salud empeoró a punto tal que el martes volvió a ingresar al hospital, acusando tener hemorragias en la zona del recto. Así las cosas la infortunada fue sometida a una intervención quirúrgica de urgencia, trámite durante el cual habría sufrido dos paros cardíacos que terminaron provocando su fallecimiento.

 

De este modo Gabriela se convirtió en la segunda víctima fatal de este sangriento hecho ocurrido en la zona de pasaje Irala al 4600.

 

Aquel fatídico lunes otro hombre había muerto. Eduardo García (41), resultó con un balazo en el pecho y múltiples heridas de arma blanca. El nombrado fue trasladado en un vehículo particular hasta el hospital Cullen donde, pese a los esfuerzos realizados, arribó ya sin vida. 

 

Dos heridos

 

En tanto sigue siendo de máximo cuidado la condición clínica de uno de los heridos de la balacera. Maximiliano Vergara (35) sufrió un impacto de bala y una profunda herida de arma blanca. Fue sometido a una intervención quirúgica, quedando luego alojado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UTI).

 

Por último, también es delicado el cuadro de salud de Maximiliano Cristaldo (23), como consecuencia de tres heridas de arma de fuego que sufrió en el referido hecho. Se le realizó neumotórax para inmovilizar el pulmón, precisaron fuentes médicas.

 

Más de 30 disparos

 

En cuanto a los pormenores del hecho se supo que todo comenzó cuando dos de los nombrados fueron interceptados por tres sujetos que llegaron al lugar a bordo de una motocicleta. 

 

Tras intercambiar insultos y amenazas, todos los involucrados se tomaron a golpes de puño en plena calle. Al cabo de unos minutos los motociclistas se retiraron del lugar pero dejando en claro que regresarían “con los fierros”.

 

Por desgracia la macabra sentencia se cumplió. Minutos después los motociclistas regresaron aunque ahora munidos con arma de fuego con la que desataron una orgía de balas. Fueron más de 30 disparos los que hicieron los agresores, según reportaron los aterrados vecinos de la cuadra que aun siguen conmocionados por lo acontecido.

 

No está del todo claro aun cual fue la razón que originó todo. Si bien existen varias versiones, la que cobró más fuerza refiere a una venganza por un hecho de vieja data. 

 

No obstante, lo citado es solo un rumor escuchado en el lugar de los hechos, mientras los investigadores se encuentran en pleno proceso de trabajo en procura de dar con los autores de este criminal episodio.