“Hace siete meses que estamos acá” dijo uno de los ocupantes de la Casona

Son unas siete personas, una de ellas embarazada, quienes hace más de un mes y medio tienen el seguimiento de una asistente social.

El histórico edificio se encuentra en la intersección de las calles San Luis y La Rioja, frente a El Palomar y a metros de Avenida Alem. En su época de esplendor, fue la casa de Sor Josefa Díaz y Clucellas, considerada la primera pintora con firma del continente.

En el año 2009 la casona fue adquirida por la provincia y entregada en comodato a la Municipalidad, para que desarrolle un proyecto cultural en dicho espacio. En el 2018, tras años de abandono, la provincia volvió a tomar posesión de la casa y realizó obras para estabilizar la construcción.

Desde entonces, ninguna acción más se llevó a cabo sobre el edificio que hoy en día está tapiado con chapones.

Recientemente se conoció que el lugar está siendo ocupado por al menos siete personas. Gonzalo es uno de ellas, y contó por LT10 que antes dormía en la pasarela de Av. Alem. Sin embardo, ya son varios los meses que lleva habitando en la vieja casona.

“Hace siete meses que estamos, somos 7 viviendo acá” comenzó relatando. “Tenemos una asistente social que nos está ayudando. Hace un mes y medio que nos visita seguido, viene todos los lunes, ayer vino y nos trajo ropa y frazadas” agregó sobre una situación que recién se volvió pública pero que no es nueva.

“Somos de Santa Fe, pasa que quedamos en la nada, yo me separé de mi mujer y tuve que dejar su casa” detalló sobre las circunstancias que lo llevaron hasta allí.

“Limpiamos vidrios, no molestamos a nadie, vivimos de la gente que nos ayuda” sumó sobre su forma de vida, quien a diario suele verse en la esquina de San Luis y Av. Alem.

Gonzalo afirma que la situación es transitoria, y que están esperando novedades, “que nos iban a dar un terrenito, chapas y tirantes para poder armar algo”.

Además, de él, en el lugar habita su compañera, su hermano y cuñada (que está embarazada) y otras tres personas.

La denuncia sobre la usurpación fue realizada por los vecinos de la zona. Un comerciante sostuvo que «en los últimos meses hay familias que se instalaron y están viviendo en este lugar. Ya tienen camas y cocina. Ingresan por calle San Luis (quitaron un candado). Es muy triste ver este lugar tan abandonado y ahora usurpado».  

FUENTE: LT10

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *